Wednesday, 5 June 2013

El "Rupertigate" como secuela del "Silvagate"

El audio que dio a conocer hoy el diputado Juan Carlos Caldera, en el que el empresario Wilmer Ruperti sostiene una conversación con Heleodoro Quintero, nuevo saltador de talanquera corrupto de la misma calaña de William Ojeda, revela más por lo que no se dice que por el contenido de lo que se escucha. 

Ruperti y Quintero nos informan algunas cosas que ya se sabían, especialmente después del audio de Mario Silva. De nuevo volvemos a escuchar que Diosdado Cabello es el hombre del poder, el que negocia, reparte credenciales, abre y cierra puertas. También nos enteramos, gracias a un comentario de Ruperti, quien conoce el monstruo desde adentro, que el sobreprecio en el transporte del petróleo es práctica común en PDVSA.

La oposición no queda particularmente bien parada en este audio. Caldera ha tratado de limpiar su nombre hoy, mostrando que le tendieron una trampa. Pero queda claro que Caldera es un pendejo (ó como lo dice el mismo Quintero, un novato que ni siquiera sabe hacer una transferencia bancaria internacional). Y Quintero, diputado suplente del partido UNT, habla de que tiene infitrado o comprados a 16 diputados de la MUD, lo que enciende las alarmas, porque la carne es débil y el bolsillo también. 

Sin embargo, no hay nada nuevo bajo el sol. Se confirma que este régimen estuvo y está bien podrido, y que la oposición tiene flancos débiles, especialmente porque está penetrada por el oficialismo. Lo que resulta significativo es que estas conversaciones estén siendo grabadas (quién las graba?) y que le lleguen a personajes de la oposición para que las difundan. Allí está el metamensaje que alguien le está enviado al régimen, tanto a Maduro como a Cabello. Alguien les está diciendo: "los tenemos pillados". Qué buscan con esto? Debilitar al régimen. Para qué? Probablemente para crear las condiciones que permitan una transición con el fin de superar la tremenda crisis que se está tragando al país. Lo lograrán? Quién sabe.

Otro punto que llama la atención es que Globovisión le dedicó mucho tiempo hoy a la denuncia de Caldera, quien además fue invitado al programa Aló Ciudadano. Más que un síntoma de apertura informativa, esto podría ser indicio de una guerra entre boliburgueses. Alguien quiere dejar mal a Ruperti, por cierto, uno de los empresarios favoritos de Chávez.

Si el metamensaje del "Rupertigate" va en la misma línea del "Silvagate", podemos anticipar que seguirán saliendo grabaciones comprometedoras. Alguien tiene una buena colección de audios que va administrando a necesidad. Continuará.

No comments:

Post a Comment