Tuesday, 11 June 2013

La lumpia que no se fumó José Vicente

-->
El juego preferido de José Vicente.

Aristóbulo Istúriz puso de moda la expresión cuando dijo que Hugo Chávez se había fumado una lumpia. No recuerdo los detalles del contexto de la expresión de Aristóbulo, pero en su momento quiso decir que Chávez había perdido la chaveta, se le habían saltado los tapones, se le había quemado un fusible. Alguien podría concluir que algo similar le pasó a José Vicente Rangel cuando en su programa de TV dominical afirmó, con esa cara de mármol frío y duro, que la opsición había adquirido 18 aviones de combate que tenía estacionados en Colombia listos para atacar a Venezuela. Lo dijo como quien dice "mañana lloverá", y tan tranquilo. Aristóbulo pudo haber dicho que José Vicente se fumó su lumpia, ó al menos un cachito bien cargado, para lanzar tal afirmación que parece delirante por lo desmesurada. Pero José Vicente sabe por qué, cuándo y cómo dice las cosas. No es cuestión de alucinógenos ni de demencia senil. El hombre apunta con tino.

Es conocido que José Vicente fue en tiempos de la democracia civil un hombre cercano a las compras de armamento. Recordemos además que fue ministro de la Defensa en el gobierno de Chávez, lo que sin duda lo puso donde había, como se dice en Venezuela. Es probable que su afición por los negocios militares haya seguido desarrollándose estos últimos años, especialmente en el marco del shopping armamentístico que Chávez puso en marcha para alegría de rusos, chinos, españoles y, sin duda, de varios oficiales venezolanos de alto rango.

Cuando José Vicente hace esta denuncia, que tiene la cara de un "falso positivo" (una olla en el lenguaje periodístico), busca crear un clima de opinión, un escenario favorable a ciertos intereses. Si José Vicente dice que la oposición se estaría armando para una guerra, entonces las compras militares del régimen robolucionario se "justificarían". En el fondo, el periodista se paga y se da el vuelto con esta "noticia" que puso a rodar. Rangel le ha servido la mesa a quienes quieren comprar y vender más pertrechos bélicos. De nuevo, como en sus mejores tiempos de la Cuarta, José Vicente demuestra cómo se juega el juego de los perros de la guerra. 

Monday, 10 June 2013

El absurdo humor que carcome a Venezuela

La risueña herencia de Ubu Chávez
 Quico Toro destacó en el blog Caracas Chronicles (leer su comentario en CC aquí) un texto de Adriana Pérez Bonilla sobre los límites del humor en la tragedia venezolana de hoy (el texto de Adriana aquí). Dice Adriana que los titulares de prensa, reveladores de la profundidad del desastre, superan cualquier chiste que se pueda hacer al respecto. Según Adriana, el famoso Chiguire Bipolar se está quedando sin material, ya que se ve desbordado día a día por los prohombres del régimen, "humoristas" a pesar de ellos.

El asunto es más serio. El problema ya no se plantea en términos de humor, pues la risa encuentra sus límites ante el muro de la absurda realidad en la que está sumida Venezuela. Probablemente Kafka podría enseñarnos a leer lo que está pasando en el país. Incluso podríamos recurrir al teatro de Ionesco. Pero lo mejor sería invocar a Alfred Jarry y su Ubu Roi, quien fue el padre de todos los escritores del absurdo del Siglo XX. En esa obra de teatro cabría perfectamente Hugo (Ubu?) Chávez, rey ególatra, Gran Señor de la Destrucción. Su legado es haber convertido en un país productor de petróleo en un país importador de gasolina. Su herencia socialista ha servido para beneficiar a una nueva clase de ricachones, todos enchufados a la maquinaria del Estado dadivoso, superando de lejos cualquier pesadilla de corrupción de la dupla adeco-copeyana. Su absurdo logro es haber transformado a un país tradicionalmente exportador de café, en un importador neto del producto. Podríamos seguir enumerando las paradojas que nos dejó este Ubu Roi criollo. Pero no nos olvidemos que Hugo fue electo y reelecto por muchos venezolanos, los muy vivos y simpáticos venezolanos, que le sacan un chiste a todo, incluso a las situaciones más trágicas y más absurdas. Los que con una risa sonora pretenden ponerle sordina al ruido ensordecedor de su caída hacia el abismo. Total, se consuelan, nunca tocaremos fondo.

Saturday, 8 June 2013

Diosdado de gira postcomunista

Dicen los gringos que toda polítca es local. Así que hay leer la gira que realiza el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Diosdado Cabello, por Cuba, China, Rusia y Vietnam, como una iniciativa que tiene que ver más con el estado interno de la "revolución" chavista que con sus relaciones con sus aliados internacionales. 

La primera escala de Cabello es La Habana. El mensaje que envía el presidente de la AN no podría ser más claro: "Aquí estoy para negociar con los verdaderos jefes de Maduro". Se acercan los ascensos militares, la corrupción del chavismo (sobre todo, su vertiente "Cabellista") se destapa, y la crisis económica carcome el poder de compra de los venezolanos, quienes además tienen problemas para encontrar los productos básicos. Cabello vino a acordar las nuevas reglas del juego con los mentores cubanos de Maduro, sobre todo para conservar su cuota de poder y ver cómo navegan la crisis que pone en peligro la supervivencia del régimen, y por supuesto la de los enchufados que como vampiros le siguen chupando la sangre a las arcas del Estado.

Las otras paradas de la gira tienen que ver más con la búsqueda de financiamiento que el gobierno necesita urgentemente para cubrir sus necesidades de divisas. A los chinos Diosdado deberá convencerlos que prestarle a Venezuela es un buen negocio. A los rusos tendrá que explicarles que las deudas por las compras de armas se pagarán y que los negocios seguirán, pero que ahora también los necesitan en el negocio petrolero, así que, por favor, aflojen los reales. A los vietnamitas los cortejará para que vengan a invertir a Venezuela (ya lo están haciendo en algunos países caribeños, como Haití). 

El viaje de Cabello se podría calificar como la gira postcomunista. Al reforzar su poder, el presidente de la AN le imprimirá una dirección más pragmática a la "revolución". Lo que negociará Cabello con los distintos socios marca un giro importante en el modelo autoritario venezolano. Se consolida la realidad de un gobierno colegiado, con fuerte presencia militar (recuerda un poco al modelo birmano), que se abre a los negocios y las inversiones, incluso con la posibilidad de hipotecar a Pdvsa. Diosdado y su combo están dispuestos a lanzar la retórica nacionalista de Chávez por el desague. Lo que importa es el billete.
 

Wednesday, 5 June 2013

El "Rupertigate" como secuela del "Silvagate"

El audio que dio a conocer hoy el diputado Juan Carlos Caldera, en el que el empresario Wilmer Ruperti sostiene una conversación con Heleodoro Quintero, nuevo saltador de talanquera corrupto de la misma calaña de William Ojeda, revela más por lo que no se dice que por el contenido de lo que se escucha. 

Ruperti y Quintero nos informan algunas cosas que ya se sabían, especialmente después del audio de Mario Silva. De nuevo volvemos a escuchar que Diosdado Cabello es el hombre del poder, el que negocia, reparte credenciales, abre y cierra puertas. También nos enteramos, gracias a un comentario de Ruperti, quien conoce el monstruo desde adentro, que el sobreprecio en el transporte del petróleo es práctica común en PDVSA.

La oposición no queda particularmente bien parada en este audio. Caldera ha tratado de limpiar su nombre hoy, mostrando que le tendieron una trampa. Pero queda claro que Caldera es un pendejo (ó como lo dice el mismo Quintero, un novato que ni siquiera sabe hacer una transferencia bancaria internacional). Y Quintero, diputado suplente del partido UNT, habla de que tiene infitrado o comprados a 16 diputados de la MUD, lo que enciende las alarmas, porque la carne es débil y el bolsillo también. 

Sin embargo, no hay nada nuevo bajo el sol. Se confirma que este régimen estuvo y está bien podrido, y que la oposición tiene flancos débiles, especialmente porque está penetrada por el oficialismo. Lo que resulta significativo es que estas conversaciones estén siendo grabadas (quién las graba?) y que le lleguen a personajes de la oposición para que las difundan. Allí está el metamensaje que alguien le está enviado al régimen, tanto a Maduro como a Cabello. Alguien les está diciendo: "los tenemos pillados". Qué buscan con esto? Debilitar al régimen. Para qué? Probablemente para crear las condiciones que permitan una transición con el fin de superar la tremenda crisis que se está tragando al país. Lo lograrán? Quién sabe.

Otro punto que llama la atención es que Globovisión le dedicó mucho tiempo hoy a la denuncia de Caldera, quien además fue invitado al programa Aló Ciudadano. Más que un síntoma de apertura informativa, esto podría ser indicio de una guerra entre boliburgueses. Alguien quiere dejar mal a Ruperti, por cierto, uno de los empresarios favoritos de Chávez.

Si el metamensaje del "Rupertigate" va en la misma línea del "Silvagate", podemos anticipar que seguirán saliendo grabaciones comprometedoras. Alguien tiene una buena colección de audios que va administrando a necesidad. Continuará.

¿Seguid el ejemplo que Estambul dio?

En Turquía un proyecto de deforestación de un parque en Estambul desató la protesta de los jóvenes. La economía turca va más o menos bien. El problema no es económico, es político. Los jóvenes han reaccionado ante las ambiciones hegemónicas del actual primer ministro y su partido de inspiración islamista, aunque moderado si se le compara con otros partidos islamistas como Hamás e Hizbolá. Los jóvenes turcos no se la calaron y salieron a protestar con fuerza en las calles de Estambul y otras ciudades de ese país.

En Venezuela la situación económica y social se degrada día a día. La inflación se ha disparado. El desabastecimiento toca todos los rubros, especialmente los artículos de primera necesidad. La delicuencia sigue con el moño suelto. La corrupción del régimen se exhibe a plena luz del día. ¿Quedan dudas sobre quiénes se llenaron los bolsillos con las falsas importaciones con dólares de CADIVI? Pero en Venezuela la gente hace colas y va de un sitio a otros buscando algún producto ó para que le den algo para sobrevivir. Algunos grupos protestan, una mayoría votó por un cambio el 14 de abril, sin embargo no hay signos de una explosión social tipo "caracazo" ni de un movimiento de protesta masivo ante el estado crítico que vive el país, producto de un gobierno corrupto e incompetente. ¿Por qué el país no termina de explotar? ¿Por qué los venezolanos no siguen el "ejemplo que Estambul dio"?

Se pueden avanzar algunas hipótesis. Los 15 años de régimen chavista habrían propiciado una sociedad mansa, más "adaptada" a la dinámica del populismo rentista, en la que una gran parte de la población (pobres y no tan pobres incluidos) quiere recibir su parte del pastel. Por ahora, esta sociedad aspira y espera que la situación se "resuelva", y que el régimen continue con la repartidera. Aunque estemos mal, esperemos a ver si nos tiran algo para salir de la crisis, podría ser una manera de resumir el pensamiento que explicaría la actitud dócil de muchos venezolanos.

Otra hipótesis, que no está divorciada de la primera, sería que la repartidera del régimen, especialmente el gran festín populista que precedió la elección presidencial de octubre 2012, tiene todavía un efecto residual en la que capacidad de compra de la gente. Claro que esta capacidad de consumo se ve afectada por dos razones: la inflación y la escasez. El efecto residual de la repartidera sirve para amansar al "bravo pueblo".

El efecto residual se acabará algún día (probablemente más temprano que tarde). ¿Qué pasará entonces? Quién lo sabe, pero lo que ocurra nos dirá cuán profundamente caló en la sociedad el chavismo, que reforzó algo que ya existía en Venezuela: un país de pedigueños que esperan que le den "lo suyo" (pedigueños pobres y pedigueños ricos). Veremos entonces cuán jodidos estamos.




Thursday, 23 May 2013

Doce claves para descifrar el "Silvagate"

Pasados unos días y a la espera de la segunda parte, podemos avanzar las siguientes claves para entender qué hay detrás del "Silvagate":

1. El audio filtrado obligó al oficialismo a mostrar un frente unido. La palabra importante aquí es "obligó", pues ha tenido que tomarse una fotografía de grupo gente que sabemos no comparte los mismos intereses ni se "ama" (la reunión de ayer en La Orchila es una muestra de ello).

2. Sacó del juego, por ahora, a Mario Silva. Incuso si La Hojilla volviera el lunes al aire, como él mismo lo anunció, sería un signo de reacomodo y de negociaciones más que de una victoria de Silva y del sector que él supuestamente defiende.

3. El audio filtrado deja muy mal al G2 por lo artesano del proceder para grabar reportes de sus espías y por la falta de previsiones para evitar que el testimonio circulara con tanta aparente facilidad. Alguien quiere mostrar que el G2 es un cuerpo de inteligencia bastante chimbo.

4. El contenido de la grabación deja mal parado a Cabello, Maduro, Arreaza, José Vicente, Cilia, entre otros. No se menciona en este audio a Arias Cárdenas (es posible que se le mencione en el otro audio que está por salir).

5. El audio revela el entramado de corrupción con los dólares de CADIVI y las importaciones, un asunto crítico que está afectando gravemente a todos los venezolanos.

6. El audio indica que el entorno de Silva y del G2 está infiltrado por otros cuerpos de inteligencia que están interesados en desacreditarlos.

7. La filtración ha exacerbado la desconfianza entre las facciones del oficialismo. Todos están bajo observación, se espían los unos a los otros, y otros los espían a ellos.

8. El audio filtrado debilita la cara visible del oficialismo, pero fortalece a factores asociados con la filtración (oposición y otros).

9. Los "otros" factores beneficiados por la filtración de este audio estarían en la órbita del oficialismo, pero entienden que la crisis que vive Venezuela requiere una salida institucional.

10. Es probable que estos "otros" factores tengan vínculos con militares activos que quieren "facilitar" un escenario para salir de la crisis y asegurar una transición hacia una nueva situación de manera pacífica.

11. Hay algunos indicios que señalan en qué dirección van las actuaciones de los "otros" factores: liberación del General Rivero; control de los organismos de inteligencia del Estado; puesta en marcha del plan Patria Segura. 

12. Todos estos indicios hablan de sectores militares que están actuando para el ser el fiel de la balanza a la hora de solucionar la crisis por la vía institucional.

Sunday, 19 May 2013

Maduro en el país de las maravillas y los dinosaurios


El Universal reseña hoy una investigación realizada por Rafael Quiñones y  Marcelino Bisbal de la UCAB que concluye que los medios oficialistas no reseñan los problemas del país (aquí pueden leer la reseña sobre la investigación). Los medios oficialistas y cercanos al oficialismo pretenden, con su silencio sobre la inseguridad, la escasez y la creciente inflación, promover una agenda de país de las maravillas. Pero la realidad cotidiana de los venezolanos de a pie desmiente el "efecto agenda" que impulsan periódicos como Vea y el Correo del Orinoco. El país de verdad es el del fracaso de las políticas chavistas en lo económico y en lo social. 

La otra cara de la maquinaria de mentiras chavista es el "ejército" de twiteros que repiten lemas vacíos de contenido y promueven etiquetas como #TropaUnidaconMaduro. Como su jefe Maduro, estos tarifados no saben cómo procesar la crítica. En Twitter bloquean a los críticos. En la vida real los golpean y arrestan, como pasó ayer en La Grita, con unos ciudadanos que se "atrevieron" a cacelorear al ilegítimo. Cómo se le ocurre a la gente protestar con cacerolas la presencia de Maduro?  Cómo se atreve alguien en Twitter destruir los mitos del chavismo? Al mejor estilo de Videla, estos militaristas chavistas quieren desaparecer la incómoda crítica. Ya no es tan fácil desaparcer a seres humanos ante la vista de los gobiernos latinoamericanos, aunque la mayoría sean unos cabrones que prefieren los dólares a los principios. Sin embargo, la tentación militarista es siempre la de aplastar al "enemigo". Maduro y compañía tendrán que aplastar a más de la mitad de los venezolanos.